¿Qué ha sido de los sueños?

¿Que ha sido de los sueños…?

Intento de reflexión poética

¿Que ha sido de los sueños…?

Me preocupa, si. Mucho. Por eso insisto. Quisiera saber
¿qué fue de los amigos perdidos en la noche del tiempo y la memoria?, por ejemplo.

Me pregunto, escuchando al bardo Cafrune,
¿a dónde van a parar las amistades perdidas?

¿Habrá, me digo, un gran río del amor de los hombres,
de la vida,
del mundo,
que reúna en él los encuentros amables de la amistad entre seres humanos…?

¿Dónde quedaron, pienso, los caminos que recorrimos felices y luego olvidamos?
¿Dónde estarán los compañeros de viaje que nos hicieron mejores?
¿O, incluso, aquellos otros que olvidariamos gustosos porque nos hicieron sufrir…?

¿Habrá un lugar donde se hallen los amores que no pudieron ser.
Las amantes factibles que no llegaron a conocer nuestros deseos ocultos por nubes de cortesía y educación religiosa.
Los amores pasionales de un rato, que no fructificaron…?

Las lágrimas derramadas por la impotencia de los Hombres a lo largo de la historia de la Humanidad, deben conformar un río mundo de recuerdos perdidos en las memorias de los seres humanos, ocupados en vivir sin perspectiva y, por ello, sin posibilidad de discernir.

También por ello me cuestiono: ¿Qué fue de los sueños perdidos que no pudieron ser…?

…Y te pregunto, a ti, mi buen lector: ¿te acuerdas de cuando soñabas con un amor apasionado y eterno?
¿con una amistad cuyo encuentro lograse hacerte estar siempre felizmente acompañado…?

¿…Recuerdas, compañero, aquellos sueños, que convertiste en vida de tu vida?

En ellos veías, al alcance de tu mano, un mundo sin oprimidos ni explotados, sin personas incultas…
Un mundo poblado por personas libres; dueños todos de nuestros destinos y hacedores responsables del presente…?

Y, pienso, me interrogo y te pregunto:

¿Qué queda de los tiempos de alegre camaradería y esfuerzo interminable, de entrega altruista en aras del bien de todos…?

¿Qué habrá pasado con las mil flores que sembramos a mano, en aquellos años jóvenes de activos e ilusionados constructores de utopías…?

¿…Adonde fueron a parar nuestros mejores sueños…?

¿Por qué vereda, por cual recodo de la vida de tantos, se extraviaron los sueños altruistas…?

…Y, me cuestiono, pesaroso: ¿¡Para ganar, habríamos tenido que imponer a nuestros contemporáneos aquellos nuestros sueños, devenidos entonces en horrendas pesadillas, una vez más…!?

(¿¡…A qué terrorista, hacedor de Naciones y Estados, constructor de inmensa fortuna, logrero de poder de dominio, hacedor de coacción y de las pesadillas de tantos… A qué terrorista, con Estado o sin él, le gusta la libertad de sus contrarios, o, incluso, aún, la de sus propios seguidores y compañeros de viaje…?)

¿Violencia redentora y fértil?: ¡para nada!: ¡Algo de mala justicia, mucho de venganza personal o social, venganza al fin…!

Lo sé muy bién: con mayor claridad aún a medida que envejezco, y mejor lo comprendo, y por ello me interrogo y te pregunto…
Salud
Si, lo se, desde muchos años atrás, y lo digo otra vez, afirmo, aquí, en este rincón de mi decir a gritos, que no es la violencia irredenta de unos pocos ¿justicieros, liberticidas, activistas de la fe en un ideal de minorías…?, lo que permitirá alcanzar el sueño socialista de un mundo digno, fraterno, convivial, igualitario y libre: no, no lo es, no, en modo alguno…

Ese mundo, digno de un sueño del Hombre libre (y culto), únicamente se puede construir, en la participación y el esfuerzo voluntario de la gran mayoría…
¡Ese sí, es, un sueño en el que quisiera vivir!…

Mikel Orrantia Diez -Tar; Sestao. 19.05.2009

Www.Facebook.com/askalagun

Anuncios