Las condiciones para un proceso de paz: irreversibilidad y legalización

Salud.

No puedo estar mas de acuerdo. Lo suscribo y comparto. Subrayo algunas claves del comunicado último de LOKARRI: “(…) hacemos un llamamiento al Gobierno: que asuma la iniciativa y que inicie el diálogo con todas las formaciones políticas, incluida Batasuna, para definir las condiciones, principios, contenidos y agenda de un proceso de acuerdo entre los partidos políticos vascos. Este diálogo multipartito tendría los siguientes objetivos: asentar una paz duradera, atender y resolver las consecuencias humanas de tantos años de violencia y enfrentamiento, garantizar todos los derechos humanos, incluir todos los sectores políticos y afrontar un proceso de reconciliación social.

Una conclusión

Tenemos un reto compartido, conseguir que esta oportunidad termine bien, con un vencedor, el deseo de la sociedad vasca de convivir pacífica y democráticamente, y con un vencido, el intento de eliminar o excluir al diferente.”

________________

Las condiciones para un proceso de paz: irreversibilidad y legalización

16-09-2010 – http://lokarri.org/index.php/es/actualidad-lokarri/prensa/las-condiciones-para-un-proceso-de-paz-irreversibilidad-y-legalizacion

Tras el comunicado en el que ETA anuncia su decisión de no cometer acciones armadas ofensivas, la sociedad vasca tiene una nueva oportunidad para lograr el tan deseado objetivo de la paz. Lokarri, Red ciudadana por el acuerdo y la consulta, ya valoró dicho comunicado como un paso nuevo e importante que puede ser decisivo en el camino hacia una paz duradera. Al mismo tiempo, su capacidad para generar confianza, tanto en la sociedad como en los partidos políticos, es limitada porque no garantiza que se trate de una decisión definitiva.

Un criterio general: no actuar con los esquemas del pasado

Siendo comprensible que se mantengan los recelos y la cautela, no se puede negar la realidad. En sólo un año la situación ha cambiado de manera radical. Hemos pasado de los graves atentados de ETA en verano de 2009 a una nueva realidad definida por la decisión y determinación de Ezker Abertzalea de desarrollar una estrategia basada exclusivamente en las vías pacíficas y democráticas y por la decisión de ETA que remueve, aunque sea limitadamente, el obstáculo y la amenaza que representa la violencia. Ahora hay una oportunidad.

Un criterio y una actitud para situarse en esta realidad de oportunidades es no actuar con los esquemas del pasado. Lo nuevo exige cambiar las viejas estrategias basadas en la amenaza, el recorte y vulneración de derechos, la exclusión o la negativa del derecho del otro a ser y actuar en igualdad de condiciones.

Un objetivo de futuro: la convivencia

La contribución de cada institución, partido, entidad o persona tiene que estar guiada por un objetivo compartido. La meta es construir una convivencia en paz, en libertad, sin exclusiones, donde todos los derechos humanos estén plenamente garantizados. Un futuro de convivencia es el objetivo al que aspiramos.

Las condiciones para que un proceso de paz sea viable: irreversibilidad y legalización

Debemos aprender de los errores del pasado. El proceso de 2006 nos dejó dos lecciones muy importantes. El riesgo del retorno a la violencia de ETA es una espada de Damocles que obstaculiza los avances. La ilegalización de Batasuna impide que pueda participar en igualdad de condiciones.

Por ello, ahora el reto es garantizar que se den las condiciones que hagan viable y efectivo un proceso de paz, es decir, lograr la irreversibilidad del fin de la violencia y la legalización de Batasuna.

La irreversibilidad: el valor de la Declaración de Bruselas

La Declaración de Bruselas ha tenido un valor muy importante en los últimos meses, incentivando la determinación de Ezker Abertzalea de impulsar una nueva estrategia sin violencia. El recorrido de los líderes internacionales no ha terminado y es un activo para el futuro. ETA tiene que aceptar la monitorización y verificación del alto el fuego propuesta por los líderes internacionales y premios Nobel de la paz. Así, se podrá comprobar si el alto el fuego es irreversible.

La legalización: participación abierta y transparente de Batasuna

Un proceso de paz requiere de la participación de todas las fuerzas políticas, incluida Batasuna. Además, un proceso de paz tiene que estar sujeto al seguimiento y evaluación de la ciudadanía, ser transparente, algo incompatible con unas conversaciones secretas con un partido ilegal. Ezker Abertzalea tiene que ser legal.

Es más, la determinación unilateral de Ezker Abertzalea de desarrollar su nueva estrategia ha sido el principal motivo de que ETA no haya cometido nuevos atentados y de que, finalmente, haya tenido que anunciar su decisión de no cometer acciones armadas ofensivas. El liderazgo corresponde a Ezker Abertzalea. La legalización de Batasuna es la mejor contribución que puede hacer el Gobierno para reforzar este liderazgo.

Una aportación necesaria: iniciativa y diálogo

El Gobierno no puede permanecer ajeno a esta oportunidad de paz. Es su responsabilidad facilitar que la oportunidad se consolide y no añadir nuevos obstáculos en forma de recorte de derechos fundamentales, como ha ocurrido con la prohibición de la manifestación de Adierazi EH. No estamos pidiendo al Gobierno que haga concesiones. Sólo pedimos al Gobierno que recuerde que el objetivo es construir una convivencia en paz y sin exclusiones, no derrotar a un sector político.

Así, hacemos un llamamiento al Gobierno: que asuma la iniciativa y que inicie el diálogo con todas las formaciones políticas, incluida Batasuna, para definir las condiciones, principios, contenidos y agenda de un proceso de acuerdo entre los partidos políticos vascos. Este diálogo multipartito tendría los siguientes objetivos: asentar una paz duradera, atender y resolver las consecuencias humanas de tantos años de violencia y enfrentamiento, garantizar todos los derechos humanos, incluir todos los sectores políticos y afrontar un proceso de reconciliación social.

Una conclusión

Tenemos un reto compartido, conseguir que esta oportunidad termine bien, con un vencedor, el deseo de la sociedad vasca de convivir pacífica y democráticamente, y con un vencido, el intento de eliminar o excluir al diferente. Afrontemos el reto con altura de miras y pronto viviremos situaciones que hace unos meses nos parecían inimaginables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: