Lo único permanente es el cambio

Tiempo y espacio, circunstancias, y las personas, las oportunidades, cambian para no volver jamás.

Van allá, estimado lector, unas reflexiones a vuela tecla, por si te place leerlas y hacerme algún comentario.

Sin duda: el cambio es permanente, solo que, a veces, tarda tanto en llegar el que esperamos que todo parece en calma chicha. Lo único permanente es el cambio, debió de pensar Lampedusa cuando escribió la famosa frase de EL GATO PARDO (*): Cambiar todo para que todo permanezca… y se convirtió en ‘gatopardismo’ esa manera de actuar y pensar en las relaciones internacionales, muy popularizada por cierto, desde entonces (y desde antes). Yo soy un buen especialista, bien entrenado por mis experiencias y reacciones en la vida, en eso de salir zumbando hacia adelante; eso que tuve un amigo de juventud que me dijo aquello que tanto he repetido a mi vez: “jamás retrocedas, da media vuelta y sigue avanzando”. Y, es que, el pasado es, además de irrepetible, inalterable, no podemos trasformarle, no se puede actuar sobre él para cambiarlo, salvo para reescribirle y manipularle (Orwel, 1984; URSS bajo Stalin y otros; y otros muchos más también, desde luego, en el capitalismo democrático de monopolio de la comunicación de masas). El futuro es lo único modificable, y, para ello, se requiere actuar sobre el presente conociendo el pasado (la historia de todos y la de uno propia). Una cosa es cierta, es mejor aprender del pasado que arrepentirse de el, ya que de nada sirve lo segundo y, sin embargo, lo primero es de mucha utilidad para mejorar la manera de ser y actuar en la vida, la inteligencia de vivir mejor, mas feliz y compartirlo mas apropiadamente. Es cierto, lo único permanente es el cambio, por eso es preciso tener cuidado con las bifurcaciones del camino de la vida, cada vez que elegimos, descartamos, y, lo mas probable es que no podamos ya volver a aquel cruce de caminos porque el tiempo y las circunstancias son caminos sin retorno.

Salud.

Mikel Orrantia

(*) En ‘El Gatopardo’ (Giussepe Tomasi di Lampedusa, publicada en 1958), Falconeri dice ‘si vogliamo che tutto rimanga com ́è, bisogna che tutto cambi’, o sea, que ‘si queremos que todo permanezca como está, es necesario que todo cambie’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: