TE HEREDARAN LOS CUERVOS

Poema: “No hay dios: Porque no es necesario, porque
la responsabilidad es nuestra: es lo que hay.”

Mikel Orrantia Diez –Tar; Forua, 29-01-2009

Desde la incertidumbre de la Razón
que gobierna mi vida como búsqueda,
yo te digo, a ti, persona de Fe: en dioses y maestros,
en el gozo apasionado de promesas de futuros ciertos, eternos…
de paraísos inmortales que nadie ha confirmado nunca jamás… De esos de los que, después de muertos, no se regresa a la casa familiar para saludar a los suyos y hacerles participes de la suprema dicha del gozo de la luz…
Digo, amigo, que te digo, fraterno ser humano,
que los cuervos acogerán tu herencia, y la mía.

Y, lo veo,
tan claro
como viví la dolorosa desaparición de aquellas personas a las que quería y me querían;
aquellas de las que nunca supe otra cosa
que el recuerdo que en mi dejaron de su existir.

Lo veo, te digo, con los ojos de quien comprende que poder de dominio y dioses de religiones de herméticos mensajes, únicamente factibles de ser interpretados por sumos sacerdotes, han estado siempre, siempre, en toda nuestra historia, aliados contra el resto de los humildes e indefensos seres humanos, debidamente adoctrinados y sometidos por ellos…

Lo veo, si,
con los ojos inquietos de quien ve un mundo torturado por el hambre y la incultura,
por el ansia de poder de dominio y de significación social.

Lo veo, si, al hacer frente a imágenes vívidas
de niños
que nunca llegarán a ser mayores,
a disfrutar honradamente de la vida,
ni llegarán a darnos
ese valor humano cabal
que, para ti y para mi y para todos,
tienen,
como seres humanos,

No hay dios: Porque no es necesario, porque
la responsabilidad es nuestra: es lo que hay.
Nos heredarán los cuervos, o, quizá, las higueras…
Imposible que exista un ‘padre’ de buenos principios y ‘todopoderoso’, y tolere que aquellos que se erigen en sus santos varones e intérpretes, devoren viandas, acumulen riquezas y exhiban poder y dominio, ante el hambre, el terror, la incuria y la incultura de tantos y tantos que por el mundo están, sin aliento.

Con niños reventados por las balas y las bombas del odio y del temor.
Con niños reventados por el vacío del hambre.
Dejados morir, mutilados,
en la cuneta de esa historia perdida
que, pocas veces se cuenta y aún menos se cree,
mostrados por la cámara del periodista,
expuestos,
ante los ojos de un mundo, mirón, mediatizado,
y, ante esos ojos, igualmente hambrientos,
del ave de presa
que, paciente, espera el final de la vida del niño,
para darse su ración particular de paraíso…

Serán los cuervos, seguro. Y,
quizá, amigo mío,
las higueras,
quienes heredarán tu vida (y la mía).
No la Eternidad gozosa a la derecha de tu dios inmisericorde.
Ya que, amigo,
estoy seguro
de que no hay dios que valga un euro,
ni una lágrima, ni un suspiro…

Y, si lo hubiese, como dijo Bakunin,
habría que desembarazarse de él para ser nosotros mismos:
responsables de nuestros actos, presentes y futuros, y libres.
Responsables, sí, de nuestro afán y de nuestro corto destino…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: