EUSKADI, LA PAZ: EL PROTECTORADO, LA SOLUCIÓN…?!

EUSKADI, LA PAZ: EL PROTECTORADO, LA SOLUCIÓN…?!

Revisado el 27 de setiembre de 2004
Escrito inicialmente para: “KUORUM”. A la sazón una nueva Revista independiente editada en la UPV-EHU, dirigida por jóvenes estudiantes de Sociología y Periodismo. Me pidieron una colaboración de 3.000 caracteres como analista político de la situación vasca con una perspectiva “desde tierra de nadie” (en la medida, escasa, de que eso sea posible) quieren el punto de vista de un anarquista heterodoxo. Lo titule “EN VASCONIA: DESDE ‘TIERRA DE NADIE’. Un punto de vista personal sobre la política vasca actual”. Posteriormente he ido introduciendo cambios y ampliando apartados matizando contenidos… según se me ha solicitado para nuevas ediciones, conferencias y/o debates colectivos, hasta el estado en que hoy se encuentra el escrito.

¿PUEDE SER LA FORMULA DEL ‘PROTECTORADO’ UNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE PODERES Y TERRITORIAL ENTRE VASCOS Y LA ESPAÑA, FRANCIA Y EUROPA DE HOY?

VASCONIA PIDE EL RECONOCIMIENTO EXPLICITO DE LAS FUERZAS E INTERESES LEGITIMOS EN PRESENCIA PARA RESOIOLVER SU PRESENTE Y ENCARAR SU FUTURO EN PAZ, LIBERTAD Y AUTOGOBIERNO.

Apuntes desde la metodología de solución negociada de conflictos

Por : Mikel Orrantia – Tar
Experto en Comunicación Corporativa. Politólogo
_______________________________________________

En este rincón del mundo que es Euskadi vivimos apretadamente. Debido en parte al poco espacio y en parte a la presión política y violenta. También vivimos con notable bienestar y holgura económica (excluido, claro, ese, digamos, 10% de “pobres” o marginados del sistema que define a toda sociedad capitalista avanzada). Nos damos aquí cita contemporánea un mosaico de gentes entrelazadas por y contra la historia, los orígenes, las culturas y las aspiraciones; así, convivimos mejor que peor: españoles, franceses y vascos. Y entre nosotros, todos aquellos que se entienden, en mayor o menor medida, pertenecer a unos u otros de esos colectivos nacionales mencionados. En cuanto a matices del ser, que en esto es el sentir y el sentirse, queda aún mucho por aclarar y reconocer. Cosas de amor y desamor e indiferencia, según cada caso y colectivo, sus sentires e identidades mas o menos “puras” o entre cruzadas.

Está complicado de definir en las sociedades del mestizaje avanzadas en las que vivimos, como la vasca, eso del ser y del sentirse de una u otra comunidad humana, territorial y política. Mas si cave, porque la historia común a ratos y entre rupturas otras veces, esta también definida por aquel momento histórico en el que una de las naciones (bien que entonces, aún no se reconocían así mismas con esa denominación, pero para entendernos hoy nos vale) la más dinámica, desarrollada (rica) y demográficamente mayoritaria, asentaba su poder en la conquista de sus vecinos (por guerras o pactos de linajes) y en la consolidación de lo que en adelante y durante varios siglos seria conocido como Estado y luego (ya en época mas cercana a nosotros) como nación.

Pero los sentimientos cambian. No hay mal que mil años dure; ni bien. Y cuando al Estado nación moderno le salen los cánceres de las revueltas anticolonialistas, le crecen por doquier en su propia casa las colectividades autoidentificadas al margen de la idiosincrasia nacional estatal impuesta o aceptada siglos antes. Y surgen nuevos sentimientos nacionales en el corazón de los estados metropolitanos modernos que pierden y luchan por reestructurar el poder territorial desde distintas perspectivas y propuestas. En ello estamos también en España y en Francia, nuestro estado nación vecino en el que conviven de grado y por fuerza una parte de los vascos, igualmente caracterizados hoy por entrecruzados sentires comunitarios o nacionales.

Todos tenemos (mas en democracia y libertad y autoorganización, que en dictaduras o satrapias de distintos signo y forma), a demás de los bienes que poseamos familiar o individualmente, el territorio en el que nos asentamos; algo demasiado importante como para malgastar o dejar que sea gestionado por terceros ajenos al mismo. Mas si cave en una época, como la que vivimos, en la que conceptos nuevos como Desarrollo Sostenible se asientan entre nosotros cada vez con mayor fuerza, por fortuna, para quedarse por mucho tiempo y para configurar una nueva forma de ver el mundo y organizarle. Pero al hablar de sostenibilidad estamos mentando tanto el territorio y su biodiversidad (animales, plantas y tierra), como la cultura y la suya (los seres humanos en su espectacular y atractiva diversidad); ambas, en constante evolución y cambio, rehaciéndose así mismas. Son pues a conservar y a mejorar para nuestro disfrute y el de nuestros descendientes, la biodiversidad de la Naturaleza naturaleza y de la Naturaleza Humana, por así mentarlo y dejarlo constatado.

Un territorio, pues, que a nuestra vez dejaremos en herencia a nuestros descendientes. Un Territorio habitado por unas gentes concretas. Por eso hablamos también de la herencia cultural (idioma, historia, modelos de comportamiento y formas de vida…); una cultura que se ha ido conformando a lo largo de la historia y, al tiempo, modificándose así misma y al propio territorio y a sus gentes. Resultando como un magma de comportamiento colectivo que ha acogido y, en parte significativa, dado carácter a la ingentes cantidad de gentes provenientes a su vez de diversas comunidades humanas dentro del Estado nación España. Esa interrelación a creado nuevas formas de cultura, pero también a cerrado mentes a cal y canto entre las paredes de sus precedentes culturas locales o nacionalitarias especificas. Para ser más prosaicos y próximos, La Vasconia de hoy es como una olla de cocido en la que se mezclan sabores y texturas, caracteres y experiencias originarias, y sale algo distinto a todo que se metió en la olla; y, si ‘el cocido’ esta bien hecho, si las partes se admiten y colaboran en la fusión, el resultado suele ser mejor que los productos simples del origen que lo configurarán. Lo digo porque los pueblos y sus culturas jamas han estado quietas en un mismo sitio cultural; sencillamente habrían desaparecido si así fuese. Evolucionar y sobrevivir es pues también aprender del otro, reconocer lo que puede aportar a nuestra supervivencia, adoptarle con el mismo respeto que deseamos nos tenga el a nosotros.

Hoy estamos condicionados por un amplio sentimiento vasquista (desde el independentismo al autonomísmo) o españolista, o su homologo francés (desde el centralismo más rancio hasta el federalismo más avanzado, o incluso, como es mi caso, el confederalismo europeo e internacionalista); e, incluso, minoritario y todo, esta diversidad de sentires y deseos de identidades, llega, entre algunos ciudadanos españoles de hoy, hasta la admisión del derecho de secesión para partes componentes del actual territorio del Estado Nación España.

Pero, entre tanto nacionalismo identitario no español (Vasco, catalán, gallego, andaluz, canario…) ¿hay a caso una “nacionalidad española” identitaria (sentirse, querer ser), al margen de la oficial que a todos nos da la ciudadanía del Estado Español…? ¡Claro que si, que la hay! Hay españoles de sentimiento entre los vascos nos solo de residencia y derecho democrático actual, sino también entre los de origen étnico, y abundantes; hay españoles de sentimiento, y numerosos, por todos los territorios y comunidades de la España que entre todos nuestros antepasados y nosotros hemos hecho en la historia y en nuestra contemporaneidad. Lo cual hace el caso aun mas complicado y difícil. En cada comunidad nacional de España convivimos entrecruzados, incluso familiarmente, gentes de diversos sentires y enormes dudas respecto a los sentires… Que se extreman y tensionan dando lugar a revueltas y enfrentamientos cuando la presión de los poderes y de la falta de libertad para decidir aumenta.

Pero, en mi opinión, por encima de todo, está la necesidad de convivir en libertad, solidarios, en paz y progreso; respetando las opciones legitimas (libremente expresadas y suficientemente apoyadas) de todas las partes: incluidas la unión y la separación para con los respectivos estados nacionales existentes (España y Francia); y, derivada de estas opciones, la de formar un estado independiente nuevo y democrático, si llega el caso.

Hay que dar tiempo al tiempo. Se debe posibilitar que el cocido, la olla sometida al calor de la vida cotidiana fragüe los condimentos en una nueva comunidad. Los vascos, y su forma de ser y hacer, hemos tenido suficiente definición y buen hacer como para sobrevivir e impregnar nuestro entorno con nuestras formas culturales. Las grandes migraciones interiores de ciudadanos desde comunidades pobres a ricas en España se han terminado, por fortuna, (nadie debería tener que irse de la casa familiar por la necesidad que impulsa la miseria, la pobreza o la falta de libertad). Hoy, después de las migraciones, los vascos somos distintos: hablamos tres idiomas nacionales (el euskera, el castellano o español y el francés) y a los tres les hemos impregnado de un carácter especifico que permite que se nos reconozca como vascos y, al mismo tiempo, contribuye a hacernos mas universales y abiertos: eman ta zabalzazu munduan frutua.

Hoy se lee día si día no en los Media artículos sesudos y cultos que piden a los separatistas y nacionalistas vascos que pospongan su proyecto para bien de la convivencia entre las partes que componen el todo ciudadano de Euskadi o Vasconia y Navarra… ¿Para cuando será factible que esa misma reivindicación sea efectuada por tan sesudas mentes en defensa del derecho de los separatistas a defender sus ideas en paz y democracia y sacarlas adelante si tienen mayorías suficientes para ello? Se le pide en aras de la convivencia a los ciudadanos y partidos nacionalistas que no hagan aquello para lo que nacieron y crecieron y les han elegido los ciudadanos que les votan… Muy raro, no?! Si eso mismo se nos pide a los socialistas anticapitalistas ¿cómo podríamos en paz y libertad cambiar el sistema por el que deseamos y defendemos? Ya se que la mayoría de los socialistas de hoy no solo admiten sino que defienden el sistema capitalista de libre mercado como única base política sobre la que se puede edificar la democracia: se confunden. Y los que así lo creemos tenemos el derecho y el deber de defender nuestras ideas e intentar llevarlas a la practica, en libertad, en democracia y, por lo tanto en derecho. Nadie puede ni debe pedir a otro que abandone sus legitimas prioridades mientras no sean lesivas para su integridad, dignidad y libertad. Las leyes tambien se cambian, los conceptos son los que mas permanecen. Todos hemos aprendido ya el valor de la democracia, yo creo que esta puede existir en un sistema socialista libre y no capitalista. Y en un sistema con una organización comunitaria no nacionalista y por lo tanto sin las formas actuales del Estado-Nación… Pero no me ocupa aquí de ello, solo lo escribo para que el lector me sitúe mejor: confederal, ,socialista y libertario, veo en la democracia un sistema para organizar una sociedad moderna y progresista en el desarrollo sostenible que de mayor oportunidad de ser felices en el autogobierno y la autoresponsabilidad, a todos los ciudadanos.

En el terreno de los poderes territoriales y de las identidades y sentires nacionalitarios, también hay un modo de vivir, de relacionarnos, sin violencia, e incluso convivencialmente, y de hacerlo sin perder la propia identidad a manos de una soberanía ajena al propio sentir y ser, e impuesta o vivida como tal imposición, sea por la mayoría o por una parte, de los ciudadanos concernidos.

UNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE LOS VASCOS.

Las viejas soluciones parecen haberse encallado en los nuevos tiempos de libertades y progreso. Hay otras soluciones mas imaginativas, respetuosas con los intereses en presencia de las partes y, si se desea, practicables. Veamos una de ellas, al menos novedosa, no quemada por el quehacer político de las ultimas décadas y creativa. También posible de realizar. Ensayada en escenarios internacionales con éxito.

Mi propuesta:

Contemplemos las partes en presencia y sus intereses legítimos. Y vayamos al grano de mi propuesta: Hagamos de Vasconia (todas las comunidades que tienen una base ciudadana y cultural vascongada o euskaldun) un Protectorado de España y Francia, bajo control democrático del Parlamento de la Unión Europa.

Partamos del reconocimiento de la existencia de la nación vasca. De su derecho de separación de España y Francia. Que se ejercería en forma de referéndum de los ciudadanos de los territorios de la Vasconia o Navarra histórica y culturalmente reconocida de forma universal, hoy integrados como parte del Departamento del Sudoeste francés, en Francia; de Navarra, y de la Comunidad Autónoma de Euskadi, en España.

Démonos un tiempo de transición suficiente (30 ó 50 años) para que Vasconia, reconocida universalmente y organizada como tal, suelde en paz y libertad a la diversidad nacionalitaria y de identidades de su ciudadanía y culturas y sentires de hoy, en una nueva comunidad democrática de ciudadanos postnacionalistas. Una nueva comunidad abierta, interrelacionada con sus vecinos e integrada en la nueva Unión Europea, que en ese tiempo se ira fraguando, cada vez mas (mas nos vale a todos), como un nuevo estado nación que supere las actuales limitaciones e intereses nacionalistas estatales y de salida y configuración – reconocimiento legal organizado a los sentires y querencias nacionalitarias de sus ciudadanos. Un tiempo suficiente desde el reconocimiento de los sentimientos y objetivos de las partes, que transcurra en paz y libertad y en derecho, según el modelo político democrático de nuestro entorno geoestrategico, necesario para que los interés legítimos, hoy en presencia, encuentren vías legales y no traumáticas para su solución y acomodo.

Propongo una solución pacifica y democrática, de libertad y respeto al derecho de gentes y comunidades, con perspectiva histórica y proyección de futuro, insisto, que respete los intereses legítimos en presencia de todas las partes afectadas, ciudadanos concretos y entidades de distinto signo (Estados, empresas, instituciones compartidas… ).

¿Porque habría de ser tenida en cuenta y mejorada por técnicos apropiados esta propuesta?. Demos algunos motivos:

1) Porque en el mundo de hoy proliferan los nuevos problemas intracomunitarios a los estados nación coloniales o salidos de la descolonización por ellos controlada.
2) Porque hace cien años había un solo nacionalista vasco y hoy es sensible a su mensaje la mitad o mas de la mitad de la población concernida en los territorios mencionados. Bien que de forma desigualmente repartida, en cuanto a su sentir identitario nacional.
3) Porque el sentimiento comunitarista vasco ha participado significativamente en tres guerras civiles y se prolonga hoy en un conflicto violento que daña y limita las libertades y el derecho democráticos y dificulta la participación de los ciudadanos en la democracia y la acción políticas y ciudadanas.
4) Porque una parte significativa de los vascos no deseamos depender de gobierno alguno fuera de nuestra comunidad nacional;
5) y, si lo hacemos, deseamos que sea por intereses comunes constatables y legítimos; por medio de pactos bilaterales entre iguales en derecho.
6) Porque, finalizados (?!) los procesos de descolonización clásicos, el derecho de autodeterminación (a separarse y formar su propia autoorganización administrativa, estatal, en suma), deberá ser aplicado para evitar conflictos y asegurar la libertad en paz, a aquellas comunidades o nacionalidades que mayoritaria y democráticamente así lo deseen y expresen… y ello deberá ser regulado por las Naciones Unidas de nuestros días.
7) Póngalo usted mismo…

El método que propongo:

1) Reconociendo la existencia y el derecho a ser y existir como entidad separada propia, de una comunidad nacional articulada en diversas sensibilidades y comunidades culturales y políticas, con mayor o menor autonomía y autogobierno, a caballo de dos estados soberanos e integrados en la UE
2) Por medio de un Protectorado:
3) Asegurando el ejercicio de la libertad democrática y del derecho, en paz para todas las partes, tal como se ejercen en la Europa Unida de hoy, cuando se hacen medianamente bien las cosas.
4) Asegurando una articulación nacional integrada para todas las comunidades políticas actuales de la Vasconia y/o Navarra históricas. Basada en el respeto al autogobierno de las partes político culturales que la integren, y a su coordinación entre si en una entidad con poderes y obligaciones a definir que englobe a todos los ciudadanos de Vasconia.
5) Establecer un plazo de, por ejemplo, treinta o cincuenta años, para efectuar un referéndum sobre el deseo o no de independencia de los vascos; reconociendo desde hoy, a los vascos de entonces, su derecho a gobernarse con soberanía plena, federados o integrados en otras administraciones nacionales y/o estatales, como mayoritariamente decidan y, si llega el caso, sean admitidos.
6) Posibilitar que en ese periodo se vayan moviendo las relaciones entre comunidades políticas vascas y navarras actuales, en función de los intereses y deseos de sus ciudadanos expresados mayoritariamente de forma democrática; con respeto y garantías democráticas a las minorías.
7) Posibilitar que las partes interesadas, personas o entidades, dispongan de un tiempo, amplio suficiente, para adaptarse y/o tomar decisiones de pertenencia y residencia, acordes con sus sentires e intereses legítimos que habrán de ser respetados, protegidos y asegurados en todo momento. Las decisiones en este campo, no deberá nunca ser permitido, por las autoridades democráticas, que sean adoptadas con ocasión de miedos, en ausencia de derechos y libertad.
8) …Ponga usted mismo las garantías que crea convenientes y no impidan o dificulten el derecho final a autogobernarse y coordinarse entre, si como una nueva nación política, de los vascos democráticamente, si así se decide cuando llegue ese día establecido desde el acuerdo de hoy.
9) Establecer hasta entonces un protectorado sobre un territorio vascongado, unido/coordinado, en capítulos a establecer de mutuo acuerdo, por una formula confederal, articulada de manera muy respetuosa con la idiosincrasia y soberanía fundamental de las partes, que abarque el antiguo y mítico (¡¿que no es mítico en la creación de identidades nacionales en historia antigua y hasta contemporánea?!) Vasconia o la denominada culturalmente hoy Euskal Herria (Vascongadas, Navarra y Pays Basque). O, al menos, que se lo proponga a sus ciudadanos en referéndums para saber de una vez y claramente si les atrae la idea, y a cuantos si o no.
10) Cada región de esa Vasconia conservaría un gobierno autónomo integrado en su respectivo Estado actual (España y Francia), con un Estatuto de autonomía o soberanía limitada, generosamente entendido y aplicado.
11) Entre todas las regiones de esa Vasconia (que incluiría la actual Euskadi, Navarra y el País Vasco Francés, como decimos) se establecería una forma institucional de coordinación integrada o de gobierno suprainstitucional, a modo de la Unión Europea de hoy, con un Parlamento y una Presidencia y Consejo, de funciones limitadas a definir.
12) La forma de Protectorado de España y Francia, bajo control del Parlamento de la UE, posibilita al mismo tiempo la nueva organización política coordinada entre las distintas entidades políticas de la Vasconia actual, la transición hacia el estatus futuro que adopte en su día libremente la ciudadanía de Vasconia, y las garantías democráticas suficientes para los ciudadanos y entidades de uno u otro signo identitario y/o político que en ella convivirían en paz, en derecho y libertad.
13) …Ponga usted mismo las garantías que crea convenientes y no impidan o dificulten el derecho final a autogobernarse y coordinarse entre, si como una nueva nación política, de los vascos democráticamente, si así se decide cuando llegue ese día establecido desde el acuerdo de hoy.

Lógicamente, habrá que negociar mucho y bien, respetar intereses en presencia, mover algunos causando el menor desafuero y daño posible, y, sobre todo, consultar a los ciudadanos concernidos por este proyecto para ponerlo en practica y efectuar su desarrollo en el marco de un proceso democrático vivo, participativo y, si se precisa y desea por la mayoría democráticamente expresada de alguno de los territorios concernidos, reversible.

Sea, pues, desde mi visión personal, por el interés general, por la convivencia en derecho, en libertad y en paz: Autodeterminación, libertad individual y colectiva, estricto respeto a los derechos humanos, empezando por la vida, autodisolución de ETA, tratamiento apropiado del problema de presos y militantes con asesinatos durante la democracia en su haber, de jueces, fiscales, militares y policías, etc… que ejercieron durante la dictadura entre torturas, muertes, cárcel, exilio y privación de derechos básicos y libertad, injustos e inhumanos; protagonismo a los ciudadanos y a sus instituciones democráticas, solidaridad, y comprensión y colaboración.

Las administraciones democráticas de España y Francia, representadas en sus más altos dignatarios o gobernantes y en sus parlamentos democráticos, se comprometerían a proteger a los ciudadanos de esa Vasconia; y, si fuese preciso, a garantizar que en ella imperase la Ley y el Derecho que amparan a los ciudadanos y grupos de interés de las sociedades europeas avanzadas. Con el más estricto respeto a la vida, a los derechos humanos y, hoy por hoy, la propiedad personal y familiar que con el esfuerzo de cada cual han generado en esa Vasconia sus habitantes. Nadie va a expropiar a nadie, ni le va a tratar de extranjero, al menos legal y masivamente, y eso es mucho.

Los ciudadanos que deseen organizar sus vidas fuera de esta hipotética Comunidad Vasca, tienen tiempo de prepararse y de cambiar de residencia, sin violencia y en condiciones optimas. Al menos, incluso, con una violencia menor que la que acompaño a los tres millones de españoles que se vieron obligados a emigrar durante el franquismo por razones económicas o políticas; o, a los que emigran ahora por razones profesionales y económicas, frente a la ausencia de trabajo del nivel aspirado en sus lugares de origen, o por razones políticas, por temor a ETA; o, incluso, por rechazo a un nacionalismo vasco, en cualquiera de sus expresiones, que se considera dominante y abusivo. Ya que, todo cambio drástico de vida y residencia, encierra en el fondo, el fracaso de un proyecto o la cancelación de las expectativas que se tenían en el lugar del que uno se aleja. Peor aún si es de la tierra y las gentes en las que uno a nacido y quiere como propias: Emigrar, entiendo y lo he vivido, siempre es un drama; nadie debía verse obligado a hacerlo por motivo alguno; si se hace, que sea en las mejores condiciones y para bien, …A poder ser, para hacer turismo, convivencia y cultura en terceros lugares y con nuevas gentes, o por que se desea cambiar de aires.

La ciudadanía vasca hoy enfrentada, y cada día de los últimos años con mayor radicalismo (mañana puede ser aún peor, si juzgamos por otros ejemplos en distintos países e historias), encontrarían en este modelo un estatus para la defensa en libertad y en el estricto respeto a la vida y vienes, a un plazo razonable, históricamente hablando, con garantías para sus intereses legítimos; un modelo, en suma, protegido por la Ley, reconocido internacionalmente y basado en el respeto de los derechos humanos (referencia: la ONU y la Unión Europea), suscritos por España y Francia.

Propongo pues un marco político, económico, institucional, legal y territorial – cultural, …en paz y libertad, estable, integrado en su entorno, basado en el mutuo reconocimiento de los derechos de las partes, ciudadanos y grupos de interés actuales e históricos, que conformamos hoy esta Vasconia diversa. Respetando, así mismo, los derechos históricos que como vascos tenemos en y para nuestro territorio, todos los que así nos sentimos en el grado que sea.

En suma, se trata de un marco de tiempo y espacio estratégicos, y en paz, utilizable para planificar la vida y el trabajo (y la política y la economía y la cultura) con tiempo suficiente para verlas venir y decidir en Paz y Libertad y Derecho. Un marco democrático de solidaridad, libertades y derechos individuales y colectivos suficiente para que desde hoy, y hasta años después, sepamos de una vez que es exactamente lo que la mayoría de los vascos desea… y que se cumpla.

Es un camino que no contentara a priori ni a los independentistas vascos ni a los unionistas españoles. Pero es un camino razonable y practicable que no debiera ser descartado sin más. Perfectible por expertos. Desde luego, es un camino mejor que el del asesinato, la cárcel de por vida y la limitación de derechos, entre ellos los del derecho a la vida y a la libertad y a la nacionalidad.

Quizá estas reflexiones sirvan a mi país y a mis gentes de algo para andar con mejor pie por el camino institucional y político que hoy en tan mal estado se encuentra y que aún puede empeorar mucho más. Ese es mi sueño y mi deseo más ferviente al redactarlas.

_____________

Escrito inicialmente para:
“KUORUM”. Nueva Revista independiente en la UPV-EHU
dirigida por jóvenes estudiantes de Sociología y Periodismo.
Me pide una colaboración de 3.000 caracteres
como analista político de la situación vasca
con una perspectiva “desde tierra de nadie”
(en la medida, escasa, de que eso sea posible)
quieren el punto de vista de un anarquista heterodoxo.
Mikel. Forua, 24 de Octubre de 2000

EN VASCONIA:
DESDE ‘TIERRA DE NADIE’
Un punto de vista personal
sobre la política vasca actual

Por : Mikel Orrantia – Tar
Experto en Comunicación Corporativa. Politólogo
_______________________
CONSIDERACIONES DEL EDITOR:
Nueva Revista independiente en la UPV-EHU, dirigida por jóvenes estudiantes. Me pide una colaboración de 3.000 caracteres, como analista político de la situación vasca, con una perspectiva “desde tierra de nadie”. En la medida, escasa, de que eso sea posible, quieren el punto de vista de un anarquista heterodoxo.

MENSAJE DE Mikel. Forua, 24 de Octubre de 2000:
Espero que pueda ‘entraros’, me resulta muy difícil resumir este texto y creo que puede ser de mucho interés publicar en vuestro primer numero una propuesta que de para la reflexión y el debate en números siguientes.
He tratado de esforzarme en hacer algo novedoso, original y valido sobre soluciones al conflicto vasco-español que vivimos. Espero haberlo conseguido en grado suficiente y que os sea útil… llevaba algunos meses dando vuelta a esta propuesta y contándola en foros diversos sin publicarla…
Saludos. Quedo a vuestra disposición.
Mikel Orrantia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: