Atahualpa Yupanqui – La copla

Pescador de mar adentro

Mi amigo siempre cantaba.

Un día volvió su copla

Con el adiós de la barca.

Vi correr sangre minera

Por un pan endurecido.

Junto a la mano crispada

la luna se volvió trigo.

No me dé penas la vida,

Me sobra con la que tengo.

Como el quebracho del monte

Sobre el hachazo florezco.

Trabaja el indio en la piedra

Su socavón de silencio,

Y a su sombra se cobija

Mi corazón cancionero.

Lo siento gemir al viento

Cruzando montes de espinas.

Salgo al camino y le grito

Para servirle de guía.

Allá por el cielo arriba

Va la luna lastimada,

Como una copla perdida

Que ya no tiene guitarra.

Trabaja el indio en la piedra

Su socavón de silencio.

Y a su sombra se cobija

Mi corazón cancionero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: